Entrada destacada


De los tontos contemporáneos

Tiempo estimado de lectura: 4 minutos

Petrorías / Artículos


En este mundo nuestro son manada, los que a la verdad son alérgicos, los que con ideologías se acuestan, los cómodos de razones simples, los que creen que lo que decida la mayoría es lo mejor o que la minoría debe imponer su visión a los demás para ser respetada; no puedo contenerme en afirmar que ambas aberraciones son totalitarias. 

Los que sólo creen en la razón y no saben que la gran mayoría de cosas que hace o piensa un hombre se basan en creencias, y cierran los ojos para racionalizarlas y no verlas, que no ven que la mayoría de sus decisiones tienen una base irracional o emocional. Y aquellas masas ingentes que se amarran a su soberbia, los que, un día,  olvidaron lo que son: hombres.

Sencillamente hombres, capaces de lo mejor y lo peor; donde el más tonto -el tonto contemporáneo- es el que desconoce su condición humana.




Si el tonto,  el de toda la vida, no se sabe tonto; al tonto contemporáneo no le importa un ápice serlo, es mas se regodea en su tontuna, se la cree a pies juntillas y la defiende con tozuda lelez, con democrática imposición, hasta con violencia si es necesario y,  citando a Hayek, con fatal arrogancia.

Lo que podría calificarse de esperpéntico,  sino fuera por las fatales consecuencias sobrevenidas,  es la contumacia en el error producto del que,  infantilmente,  piensa que si el experimento social no sale de una manera habrá que probar, no científicamente precisamente porque no hay ciencia capaz de reproducir las condiciones en que se formó nuestra sociedad y su cultura; habrá que probar,  decía,  otros caminos pues su verdad es omnímoda e inamovible.

El tonto contemporáneo piensa que puede desmontar la sociedad y la cultura - que no es lo que piensan que es- y volver a montarla sin que le falten piezas y que funcione mejor que la original.  Ese detestable palabro emulador de un ridículo 'exin castillos': Deconstrucción.  No en vano esa sociedad metaoriginal es,  nada mas y nada menos,  que un eficiente producto evolutivo creado por miles de generaciones de hombres.


Estos compulsivos amantes de la teoría darwiniana no atinan a ver que la sociedad actual es consecuencia de una irrepetible herencia histórico-evolutiva conjunta de una innumerable cuantía de seres humanos, desde el primero hasta el último, que la gestaron a lo largo de 50.000 siglos. Y ahora presuponen ingenuos pero no exentos de una luctuosa imprudencia temeraria  que unos cuantos hombres elegidos democráticamente, bastantes presidentes iluminados, masones,  unos lobbys ideológicos y creyentes del superhombre nietzschiano y de su pregonada muerte de Dios; actuando de impositores de legislaciones y regulaciones sobresaturadas de ingeniería social,  pueden cambiar lo que llevó generaciones construir.


Acabo,  no sin antes mentar la figura,  alumbrada en el siglo  XX, de la estructuras políticas o sociales u "organísmicas" - organismos supranacionales- que constituyen el germen o,  si me lo permiten, los entes lerdos paridores de individuos tontos,  instrumentos al servicio de ideologías como las generistas,  laicistas y otras no menos turbias que aspiran a implantar una nueva religión pagana pero monoteísta -el dios es el hombre- y digo religión porque se basa en dogmas ideológicos indiscutibles que toman forma de verdad unigénita; irónico en una secta para la que cualquier verdad es relativa. Por eso les redigo lerdos,  por su omnímoda complacencia ensoberbecida.

Y hete aquí que cada individuo, en su soledad pero en su suma conjunta, sostiene a esas grandes corporaciones de execrables necios y,  no lo olvidemos, también rémoras o mejor tenias,  que nos vigilan y nos pastorean como ganado.  No se engañen, no se consuelen porque en su plan no hay fines para los hombres sólo medios para su prevalencia como élites dominantes.




                              By @Vilpetrus

Comentarios

  1. Es un clásico, abominan la religión, preferiblemente cristiana, para inventarse la suya.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. su nivel intelectual les incapacita ser conscientes de sus limitaciones y por ende incapaces de crecer y entender a otros.

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo contigo. Vamos mal en muchas cosas, por eso 'los Hercules' saben de las columnas que sostienen nuestra sociedad.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. como te escribí en TT, ese artículo pareciera sacado de lo que ha sucediso en mi país por más de 18 años de pesadilla, que, con le favor de Dios y con sagre derramada saldremos pronto

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Los comentarios serán sometidos a moderación.

Entradas populares de este blog

Tiempos revueltos