Entrada destacada


Del amor y la vida

#minipost

Poesía

Tiempo ha que quería publicar esta poesía como crítica a los falsos, hipócritas y desechables amores de nuestra época. ¿Porqué será que la felicidad egocéntrica y la idolatría de la vida aliena el amor? En la pregunta está la respuesta. Por eso no duran las parejas de hoy, en los  primeros 3 años ,que son críticos casi todas caen, la convivencia futura se forja en ellos; se engrasa el motor de la relación, se dulcifican y atenuan los roces, se establecen las renuncias, las reglas de juego y se asientan los cimientos de la confianza mutua. Cierto que hay situaciones límites y alguna pareja se tiene que romper, pero hoy hemos conseguido que la excepción no confirme la regla y los límites están por los suelos. 



La espiga


¡ Oh amor ! No se
porque escogí
esa espiga concreta

¡ Oh amor ! No se
porque escogí
el camino de ella.
  
Si tu elegiste, acepta
y manténte en calma quieta.
Es verdad que:

Fue tu corazón
o fue tu cabeza
pero no sabes
porque elegiste
esa espiga concreta.

Es verdad que:

Tienes dudas después
de un largo caminar.
Eso es que no elegiste
la espiga te fue impuesta,
por alguien que no conoces
pero vive en tu  cabeza.

Es verdad que:

A la sombra de la duda
cada mañana despiertas
y cada noche agradeces
que esté , ahí, a tu diestra.

¡ Oh amor !
Líbrame de esta dualidad
 ¿ Porqué dudas cosecho
si elegí la espiga correcta?

¿Pero todavía no sabes ?
¿ No aprendiste aún la regla ?
El amor no tiene tranquilos mares
y no es azul la libertad.

Sólo aquello que conoces
amarás.
Sólo si das sin pedir
amarás.
Sólo si compartes y acompañas
amarás.

Elegir, en sí, es renunciar
y si no eliges estás muerto.
Ser libre, en sí, es responsabilidad
y si no eres responsable eres esclavo.

Acepta pues.
los caminos que elijas
Acepta pues
esa dorada espiga.



Barcelona, 16 de diciembre de 1998




By @vilpetrus


Comentarios

Publicar un comentario

Los comentarios serán sometidos a moderación.

Entradas populares de este blog

De los tontos contemporáneos

Tiempos revueltos