Entrada destacada


Recuerdos de colegio

#minipost 

#Poesías


Colegio de Huérfanas de la Guardia Civil Getafe

Pasaron los años.
Resbalaron lentamente
sobre el tejado inclinado
de un vivir consecuente.
Pero los recuerdos
incólumes permanecen.
Nítidos y diáfanos
como si fuera ayer.


Recuerdo:
La misa diaria.
Padre Nuestros,
Ave Marías.
El Ángelus de todos
 los mediodías,
y muchos mayos
de flores a María.


Recuerdo:
confesiones de pecadillos
que no eran tales.
Cosas de chiquillos,
 juventud a raudales.


Santo fuerte, Santo inmortal
Libranos Señor de todo mal

  

Recuerdo:
El olor de un aula austera.
El olor a libro de texto,
a goma, lápiz, tiza y pizarra.
Las frías tardes de estudio
cuando a hurtadillas miraba,
mientras dejaba al pairo,
- tras las oscuras ventanas -
mi juvenil imaginación

Las orlas de los lápices
que el sacapuntas afiló
son guirnaldas de colores
que huelen a alcanfor.

 De esos futuros imaginados,
de los miles de orlas posibles,
sólo una   permaneció:
entera, completa, libre,
y, aún, pendiente de término.

Santo fuerte, Santo inmortal
Líbranos Señor de todo mal


Recuerdo: 
Los pupitres con historia
escrita en sus recovecos
con nombres de las otras
que antaño me precedieron.


Los plumines,
preñados de tinta,
eran bailarines
que todo lo sabían:
de ciencias naturales,
de dibujo y geografía,
hasta de latín y labores,
matemáticas y filosofía.

Santo fuerte, Santo inmortal
Líbranos Señor de todo mal

Recuerdo: 
Monjas con sus hábitos,
religiosas espartanas.
Duras como el acero,
blandas como la pana.
Generosas
pero exigentes
Quisquillosas
pero humanas

Que de travesuras les hicimos
Bromas de colegialas
Mientras reían por dentro,
por fuera nos regañaban.

Nos dejaron un cesto
hecho de buen mimbre.
No sólo de conocimientos
tejieron la urdimbre,
entramaron un legado
de valores firmes.


Santo fuerte, Santo inmortal
Líbranos Señor de todo mal


Recuerdo:
Las tardes de domingo
, tú de soldado, yo de colegiala,
de la mano volver al colegio
y despedirnos en la entrada
con un casto beso robado
a la sombra de una acacia.




Recuerdo:
Fervorines de ser monja.
De cuando en cuando,
que arrebatos nos daban.
Y los juegos de patio:
Infantiles auroras.
Y las funciones de teatro,
 juveniles actoras
encendían el escenario
con su lozana apostura.


Y esa juvenil osadía
 la norma sorteaba
que de atrevidas sempiternas
las sores nos tildaban.

Santo fuerte, Santo inmortal
Líbranos Señor de todo mal


Y siento,
ahora que ya peino canas,
que todos estos recuerdos
encierran la memoria
de los fértiles sueños
de nuestra infancia
que a cada uno alumbraron
lo que después le pasara
Llenando a rebosar el cesto
con los frutos de sus andanzas.

Y, ahora, siento,
que ya teníamos ganas
de reunirnos todos
como si fuera
otro día de colegio
por la mañana.

Otra vez todos juntos
como si el tiempo no pasara.
No para vivir de recuerdos
sino revivirlos con alegría
y a los que se fueron
rememorarlos con  añoranza.
seguro nos saludan, desde el cielo,
con sus coloridas guirnaldas.

Santo fuerte. Santo inmortal.
Líbranos Señor de todo mal.





Para mi madre en su reunión de Antiguas Alumnas 
del Colegio San José de la Sagrada Familia.
(Colegio de huérfanas de la Guardia Civil).



Getafe, 16 de octubre de 1998.


By @Vilpetrus

Comentarios

  1. Celebro le haya gustado.

    Visito su blog a menudo
    http://eldramadelasindias.blogspot.com.es/?m=1

    ResponderEliminar
  2. Recuerdos de colegio...al tiempo que leía, me trasladaba a mi época de escuela,
    Gracias.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Los comentarios serán sometidos a moderación.

Entradas populares de este blog

De los tontos contemporáneos

Tiempos revueltos